15 oct. 2010

[Arte] Teatro. ¡Tablas y experiencias!

Hoy volvemos con el arte, más concretamente con mi arte: la interpretación. Pero hoy vamos a centrarnos en el teatro. Sobre todo basándome un poco en mi experiencia sobre las tablas.

Lo que puedo destacar del teatro, sobre todo, es la viveza del mismo. Viveza que hace que los actores nos juguemos el tipo cada vez que salimos al escenario, que nos juguemos la reputación, las críticas, etc. ¿Y esto por qué? Pues muy sencillo. Como todos sabéis, al ser en riguroso en vivo y en directo, no se está libre de que tengas un mal día y tu interpretación no esté a la altura, o que pase algún percance en el escenario que haga que tu trabajo no sea correcto, no sea el esperado. A fin de cuentas, y con respeto del cine, que ese es otro tema que se hace de manera diferente, en el teatro no hay “corten”, no hay “vamos a primera” ni esas cosas que son tan comunes en cine y televisión. Si mucha gente supiera cómo se ruedan las películas...apostaría a que muchos de vosotros no veríais con los mismos ojos esos films. Con esto no quiero decir que no me guste el cine, al contrario, me encanta y daría lo que fuera por tener la suerte de rodar pelis, sólo me refiero a que es otro modus operandi totalmente diferente, incluso la manera de interpretar es diferente. Pero otro día hablaremos de las cámaras. Hoy toca la magia, tocan las tablas, tocan las butacas y los términos como “atrio”, “mutis”, “derecha o izquierda” del público y sobre todo, el que más me gusta a mí, “cuarta pared”. Esta es la supuesta pared que hay entre el público y los actores, lógicamente no es una pared física, ¡sino no nos verían! Pero lo que más me gusta es cuando se “rompe” esa pared (para eso la obra debe aceptarlo) y se establece contacto directo con los espectadores, haciendo que se sientan parte el espectáculo.

Pero, ¿sabéis que otra cosa me gusta del teatro? Cuando lo diga diréis: has puesto un huevo, ni que fueras el único. Pero me da igual, lo diré: El aplauso, el reconocimiento a tu trabajo. Observar por primera vez las caras de esa gente que ha formado parte de la historia que estás contando durante dos horas.

Voy a contar un poco mi experiencia sobre las tablas. He de decir que todo empezó en segundo de bachillerato, cuando me propusieron formar parte del grupo de teatro del instituto, teatro clásico. Nunca olvidaré la obra que hizo que me interesara por esto “Aspasia o la liberación de la mujer”. Así pues, mi dedicación a algo que detestaba hasta entonces y que ni se me pasaba por la cabeza fue creciendo hasta el punto que dejé mis estudios de Biología y me dediqué a ello exclusivamente. La obra que siguió fue “Tres sombreros de copa” de Miguel Mihura, ya dentro de la Compañía de Teatro del CIG de Granada en el 2007. Para los que hayáis leído la obra mi rol era el de Odioso Señor. Era una parte muy cómica y sobre todo absurda de la obra. Más que nada porque llevaba cientos de cosas metidas en los bolsillos y tenía que ir sacando para ofrecerlas a la protagonista de la obra en favor de sus favores sexuales. (Valga la redundancia). Aquí experimenté por primera vez el famoso “mal de la comedia”. Y es que bueno, cuando un actor se siente a gusto y siente que el público se ríe, siempre tiende a crecerse y exagerar más los gags cómicos. Pero eso está mal. La comedia siempre es más agradecida para el público, ya lo sabéis. Así que puedo decir que me lo pasé en grande con esta obra, sentí el calor de los espectadores en cada función que hicimos y me sentí plenamente actor en el escenario.

Después, al año siguiente, vendría todo un reto, no sólo para mí, sino para la compañía entera y para nuestro director, Salvador Guerrero. Pues vendría “Un tranvía llamado deseo” de Tennessee Williams. Un drama de los años cincuenta de la Nueva Orleans de la América sureña. Y digo reto porque para empezar, los personajes eran mayores que nosotros y requiso un tremendo desgaste interpretativo. Además mi personaje en este caso fue el protagonista masculino, Stanley Kowalski, un hombre rudo, machista y de la vieja escuela varonil. Pero como buenos buscadores de “aventuras” la obra cumplió las expectativas, y no es nada fácil mantener al espectador más de dos horas y media sentado en la butaca observando una historia dramática y dura. Pero sí, al final el Teatro Isabel la Católica de Granada se puso en pie para agradecer con aplausos nuestros duros meses de trabajo y de investigación. Lo que ninguno sabe era que mientras tanto, yo agradecía en mi corazón ese chute de energía, ganas y fuerza para querer ser más actor que nunca.

Pero actor no es aquel que sólo se siente actor cuando recibe aplausos y halagos. Actor es aquel que cada día se despierta pensando en su objetivo. Aquel que ante los momentos duros sigue pensando en sus posibilidades y en que es actor. Así que como "actor" que me gusta considerarme (a falta de serlo por contrato xD) volé hasta aquí, Madrid, en ingresé en Arte4, donde acabé la Diplomatura en junio de este mismo año. Y os contaré mi experiencia sobre la obra más “rara” que jamás he visto y mucho menos he realizado. “La persecución y asesinato de Jean Paul Marat”, de Peter Weiss, más conocida como Marat-Sade. Cuenta la representación en Charenton, un hospital psiquiátrico de la Francia post-revolucionaria, de una obra de teatro a manos de los internos contando la historia de Marat, el Marqués de Sade, Carlota Corday y más personalidades de la época. Para ello se recurren a canciones, pantomimas, y escenas independientes en el tiempo. No os contaré más porque he de decir que nuestro director, Jorge Muñoz, nos ha propuesto mover la obra profesionalmente, así que tendréis que venir a verla. Pero ahora iremos a eso. Mi rol en este proyecto es el de Marat, el líder izquierdista que, postrado en su bañera y remojado en baños de azufre para aliviar los picores y las pústulas, emitía cartas de ejecución a mansalva contra todo anti-revolucionario. Sólo puedo decir que he aprendido muchísimo porque no es una obra común, es una obra que requiere otro tipo de trabajo, otra energía y otro montaje. Montaje que tuvo un éxito rotundo la semana en la que representamos. Por eso desde aquí me gustaría dar las gracias a ese maravilloso equipo de profesionales que nos ayudaron a que Marat-Sade tuviera el gran resultado que tuvo. Empezando por Arantza Arteaga, que nos obsequió con unas interesantes clases de Comedia De´l Arte, continuando con Elena, la profesional de técnica vocal y canciones, siguiendo por Jacobo Dicenta, el gran Don Juan de Alcalá, que además de ser un gran actor es un gran cantante, y finalizando con el “dire”, Jorge Muñoz y su increíble montaje y dirección.

Por eso os invito a que vengáis a verla cuando llegue la hora debido al gran trabajo que ha habido y habrá detrás de lo mostrado, pero antes tengo otra noticia. Ya que estamos en proceso de comenzar a ensayar “Line”, una obra traída directamente desde Broadway. Line es el punto de unión entre la nada y Marat-Sade. Me explico, es la obra que pretendemos que nos abra el camino a la producción del escrito de Weiss. Una comedia con mucha chispa que os recomiendo ver. Pretendemos que se estrene sobre marzo. ¡Os lo iré recordando! Con esto no quiero entretenerme mucho, porque conforme se acerque el día y tengamos todo asegurado ya os daré la vara para que asistáis y paséis un buen rato.

Bueno pues esto es todo por hoy, siento si ha sido un post demasiado largo, pero tenéis que comprender que es algo que me apasiona y que es lo mío. Que me toca la fibra cuando hablo de ello y me hace sentir orgulloso de la profesión que he elegido que sea mi futuro. Por eso cada vez que recuerdo la sensación de exponer mi trabajo a la gente se me eriza el vello, me da fuerzas y ganas para no decaer y seguir este angosto e incómodo sendero que es la vida del actor, porque una vez recorrido no significa que llegues a la meta. Siempre volverá a haber otro mal camino por delante, pero hay que tener esa pasión innata del artista para volver a caminarlo.

Así que como buen artista que pretendo ser os animo desde aquí a cumplir vuestros sueños sean los que sean, o al menos a intentarlo. Mi miedo es tener cincuenta años y pensar: ¿Qué hubiera pasado si…? Y sentir esa frustración de no haber intentado lo que más deseaba en el mundo. Por eso estoy en Madrid en este que va camino de ser el tercer año.

Actores y actrices del mundo, artistas, gente relacionada con esta red, luchemos por este nuestro deseo, y por qué nuestras condiciones laborales sean optimas, porque no sólo se explota en las demás profesiones. Hay mucho aprovechamiento, desgraciadamente, en este nuestro mundo…

13 oct. 2010

[Tendencias] Sesión de Fotos con Lucía Rubio.



Hello Everybody! Estoy muy enfadado, así que os diré a todos que esto es un blog serio, ¿eh?jem jem. Bueno, vamos a lo que nos corresponde. Hoy voy a contaros como fue la sesión de fotos que tuve el viernes 1 con la pedazo de fotógrafa Lucía Rubio.
La hicimos en el pantano del Cubillas, aunque la claridad y la pureza del agua no acompañen el paisaje si que lo hace. Ya que tiene diferentes ubicaciones y "fondos" de foto. Además de que los árboles hacen que la luz que se filtra se vea muy guapa en el resultado final de las fotos.

En todo caso, fue una sesión doble, con mi amiguilla Carmenchu como modelo femenina y un servidor como masculino (o haciendo lo que se puede, xD) ¡pero el Photoshop hace milagros! Fuera bromas, por nada me perdería a una chica andando por ese suelo lleno de hojas, ramas y piedras con tacones de más de diez centímetros, ya que la tentación de sacar el móvil y poner a grabar en busca de un "vídeo de primera" siempre estaba ahí. Pero he de decir que la compi lo superó hábilmente. Aunque nos trajera por el camino de la amargura no haciendo caso a Lu con sus caras y sus: "A ver pon tú la cara a ver si la sabes poner", (xD) fue una tarde muy divertida, y sobre todo satisfactoria viendo los resultados finales después de casi cuatrocientas fotos y varios vídeos de making off.
Fotos conjuntas, fotos individuales, fotos tirados en hojas, encima de incómodos troncos, de rocas justo a pie de agua que no daban demasiada confianza al subirte, etc etc. Al final las fotos podrían pasar perfectamente por un catálogo de otoño-invierno de Guess, Vogue o esas marcas que utilizan fotos sugerentes para mostrar sus nuevas tendencias. Y ese era el resultado que buscábamos, una sesión de fotos con todas las letras improvisando un lugar, nuestros propios estilos sin asesores de imágen ni estilistas, y a fin de cuentas, nuestro propio trabajo ayudado de la mayor experiencia de Lucía.

Particularmente estoy súper contento con el trabajo nuestro y el de Lucía. Yo por mi parte ya tengo fotógrafa que me haga el book de actor cuando me lo vaya a hacer. Porque no sólo sabe escoger los ángulos de foto, las posturas de los modelos y su "interpretación", sino que además es muy buena en la edición del trabajo.

www.luciarubio.com

¡Aquí podéis ver sus trabajos y comprobad lo que digo! Así que gracias por el trabajo Lu, ¡y ayudantes claro!

3 oct. 2010

[Minuto a minuto] El tiempo no se puede parar...


Pues no, desgraciadamente creo que no se puede parar el tiempo. Pero, ¿cómo definimos el tiempo? Porque cada uno de nosotros tiene un concepto diferente. Esta claro que es un "algo" inventado por nosotros para medir ¿qué? tiempo es una palabra creada por el hombre, ¿cómo llamamos a lo que medimos? ¿El transcurrir de algo? ¿El envejecimiento del universo?Es una rayada. Pero sea lo que sea es algo que no da tregua. Es nuestra percepción de Él lo que cambia, se acelera, se frena, pero el tiempo es un maldito "pasar continuo" que siempre lleva su ritmo constante.

Es una gran putada el hecho de ser consciente de él, tanto para bueno como para malo. Cuando estás con la persona que te hace ser feliz las horas parecen segundos que vuelan alrededor de ti recordándote: "ya mismo se acabará tu día con ella por hoy". Entonces la miras a ella y vuelves a olvidarte del reloj, y cuando crees que ha pasado a penas media hora, vuelves a encontrarte con esas asquerosas manecillas que te dicen que ha pasado hora y cuarto. Se acabó. Ha pasado tan rápido que no has notado el paso del mismo, pero a la vez estás pensando: He estado con ella siete horas". Pero en tu percepción a duras penas ha llegado a ser un par de horas. Es entonces cuando miras el calendario y descubres que casi ha pasado un mes y, que ya no es sólo el tiempo el que se burla de ti, sino que ahora se suma la distancia, y a medida que profundizas en todo esto te vas dando cuenta de que llega el otro extremo, el del que el tiempo parece no pasar.

Esa es la otra opción. Esta cosa de la que estamos hablando hoy va tan lento que una hora parece un día entero. Miras el reloj a cada instante y descubres que a penas han pasado ni diez minutos desde tu último vistazo. Cuando queremos que algo pase rápido no pasa, es la ley de Murphy.

Así que a pesar de lo que dicen muchas canciones y de lo que vemos en muchas pelis, no, el tiempo no se detiene cuando quieres que lo haga. El hecho de ser plenamente feliz al lado de alguien no va a hacer que se detenga, al contrario, te tocará las narices haciendo que pase fugaz.
Ojalá pudiera tener la capacidad de chasquear los dedos y hacer que ese "continuo constante" parara realmente, que las manijas de los relojes quedaran suspendidas y quedar yo suspendido a ella el tiempo que se nos antojara. Pero esto es fantasear en exceso, amigos. Así que conformémonos con hacer que ese tiempo sea inigualable, que sea algo que recordéis cada día, inolvidable. Hay que disfrutar cada minuto.

Así que espero que me eche a mi una mano en estas semanas, hazme un favor y pasa tan rápido que a penas note el paso de estos días. xD

PD: El día 20 de este mismo mes será mi cumpleaños, espero muchos regalitos de tod@s! jajaja. Sin regalo no hay copita! :p