21 sept. 2010

[Actualidad] Bye, bye, Summer.

Bueno, se acabó oficialmente el verano. Aunque "no oficialmente" ya se acabó hace unos cuantos días cuando las lluvias y el frío hicieron su puñetera entrada triunfal. Maldito invierno, eres demasiado largo.
Ya mismo se habrá acabado el ir por la calle con una camisetita de tirantes, unas chanclas. Y en vez de eso tendremos que ir forrados de ropa y embutidos en un pesado chaquetón. Todo eso acompañado de unos molestos guantes, gorro y bufanda que nunca sabes donde meter cuando entras a un lugar y comienzas a quitarte capas...
Se acabó la playa, piscinas, solecito. Terrazas con fresquitos tintos de verano. Pasear de madrugada aprovechando la única temperatura fresca que nos regala el verano.
La luz desde las siete de la mañana hasta casi las diez de la noche. Todo eso desaparecerá para dejarnos días tan cortos que a las seis y media de la tarde ya casi es noche cerrada. Calles tristes con poca gente aún más triste que pasa por tu lado cuya única parte del cuerpo descubierta son los ojos, pero que tampoco puedes ver, pues el frío hace que todo el mundo vaya con la cabeza gacha para protegerse de los vientos fríos.

Visto así parece que estuviéramos en Siberia, ¿eh? Es un poco exagerado, pero en cierto modo es así, o así es la sensación que tengo yo de estos dos últimos inviernos que he pasado en Madrid.
Es cierto que en invierno da gusto dormir con veinte kilos de peso en sábanas sobre ti. Que es agradable escuchar la lluvia fuera mientras tú estás tapadito hasta la cabeza. También es cierto que en invierno se fomentan las quedadas entre amigos en casa de unos y otros. Que pega ver una peli o estar todos de chachara en el salón de alguien alumbrados por la luz y el calor de una chimenea.... Claro, eso está muy bien, pero sólo para aquellos que dispongan de una, porque ciertamente, en Madrid dispongo de pocas chimeneas, y si hay alguien que tiene allí ¡qué me lo diga por favor! que será mi amigo o amiga del alma, jaja. Bromas a parte, dudo que pocos pisos dispongan de chimenea, pero en fin, no cesaré en mi búsqueda.

Pero sí, es así de triste, volvemos a las pocas ganas de salir a causa de la lluvia, del frío e incluso de la nieve. Sí, lo sé, es un ciclo, y el año que viene volverá a llegar el sol y el calor, pero es que es tan duradero el frío... apenas llegamos a tres meses de verano, con tiempo de verano me refiero. Pero la lluvia y el frío están presentes casi seis o siete meses al año. Y eso no es justo, ¡protesto! xD.

Aún así, estoy satisfecho con este verano, ha sido indudablemente mucho mejor de lo que me esperaba. A decir verdad tenía "miedo" antes de volver de que fuera un verano aburrido, sin hacer muchas cosas. Pero para mi grata sorpresa, ha sido todo lo contrario. He pasado muchos buenos momentos en la playa con mis amigos. He retomado la confianza con otras personas. Me he hecho más amigo de mis amig@s (si cabe). Hemos recordado viejos tiempos, viejas costumbres. Hemos estado una noche entera filosofeando en San Nicolás, con la Alhambra de fondo en una noche estupenda entre tapitas, cachimbas, helados y conversaciones interesantes.
He conocido a una persona increíble en un cumpleaños de la ostia, un poco tarde, pero ya sabéis el refrán.... Sólo me ha faltado un plan, haber ido a algún parque temático, pero bueno, no me quejo, estoy súper agradecido y satisfecho con estas vacaciones, y lo mejor de todo, aún me quedan doce días por estos lares y con esta gente. Queda la despedida, que espero sea espectacular.

Y como quiero hacer de este post un post cortito y ameno, me limitaré a decir: Hasta el año que viene, Verano, te esperaré con los brazos abiertos, esperando un verano mejor o igual que este. Hasta pronto.

14 sept. 2010

[Lugares] Volaréééé oh oh. Viajes Favoritos.


Demasiado tiempo sin escribir… Ya me he visto obligado a ponerme a falta de la “venida de la inspiración”, así que simplemente voy a escribir y veremos que sale… Por lo pronto se me viene a la cabeza hablar de viajes a diferentes sitios con sus respectivas maravillas. Empezaré yo. Aunque la verdad es súper complicado elegir sólo unos pocos destinos ya que gustosamente recorrería el mundo entero, pero necesitaría escribir un libro más que un blog para eso. Así que voy a escribir a que sitios ir sería como un sueño para mí. Sitios a los que espero poder ir alguna vez.

Empecemos por la ciudad que nunca duerme, la ciudad de los sueños, la magnífica Nueva York. Creo que visitar tal ciudad es el sueño de la mayoría de personas. Caminar por las calles de Manhattan mientras la vista hacia el cielo se pierde en increíbles construcciones de incontables pisos de alto y hacia las extensas y amplias calles con una inundación de taxis amarillos. Descansar en su pulmón, el Central Park. Atravesar la Quinta Avenida donde las luces y los carteles publicitarios llenan cada pared y cada fachada. Y sobre todo, para cada actor, atravesar Broadway Street, y creo que no hace falta explicar el por qué. También sería increíble cruzar el Puente de Brooklyn y visitar dicho barrio. Pero Manhattan, eso es otra cosa. Aunque mis expectativas van más allá de una simple visita. Algún día me gustaría estudiar en las mejores escuelas de interpretación de esta gran ciudad y hacer mi vida allí, no sé por cuanto tiempo, pero si lo suficiente para hacer de aquella ciudad otra ciudad a la que pertenecer. Y no me diréis que una Navidad allí no debe ser impresionante…

Vamos a volver la vista a Europa, hacia el este. Vámonos a Grecia, al que espero que sea mi próximo viaje, (estoy ahorrando para eso xD) Para mí sería de los destinos más completos que pueda haber. Para los que me conocéis bien, ya sabéis cuanto me apasiona la historia, y sobre todo la historia de la Grecia Antigua, con lo cual, allí hay infinidad de destinos con patrimonio histórico. Léase Atenas y su Acrópolis, también Olimpia y sus campos verdes donde se celebraban cada cuatro años los juegos olímpicos. Por supuesto, Esparta. Aunque casi cualquier ciudad tiene restos de aquella gran civilización.





Además de eso, tiene lugares de ensueño, como las islas, lugares de playas increíbles, sitios para salir de fiesta a tope y para relajarte… Por todo esto, para mi es de los mejores viajes que puedo hacer.


Ahora nos vamos un poquito más hacia el sudeste. Egipto. Otro sitio mágico. Visitar las espléndidas construcciones de forma triangular de tantos años de antigüedad, guardadas por la Esfinge de Gizeh en un mar de arena. Surcar el Nilo hacia el Valle de los Reyes. Revivir la cultura de aquella civilización en los templos dedicados a los Dioses. Sería otro gran viaje junto a mi amigo Khaled.


Ahora vámonos a relajarnos, dejarnos de cultura. Toca viaje de relajación, de soñar con el paisaje. Hay infinitas playas de paraíso en la Tierra, eso está claro, pero hoy sólo voy a escoger una. La isla de Ko Phi Phi Lee, en Tailandia. Aunque cualquier isla del archipiélago Phi Phi no tiene nada que envidarle. El caso de esta playa es que hasta el 2004 era totalmente virgen, y fue en ese lugar donde se rodó la película The Beach, de Leonardo Dicaprio.






Y ya que estamos por aquí, nos hacemos una escapadita a Camboya para visitar el Templo de Angkor Wat.

Siguiendo más hacia Oriente, Japón es un país que me gustaría visitar. Me gusta la cultura oriental, me gusta sus antepasados samuráis y me encantaría conocer de primera mano que huellas han dejado a los actuales japoneses. Además, sería increíble poder ver esos antiguos templos japoneses.


Volviendo a Europa. Escocia. Un país plagado de Castillos en campos verdes, pero sobre todo, Edimburgo, la capital. La ciudad tiene pinta de ser increíble. Con un casco antiguo impresionante, repleta de castillos también y curiosas construcciones, donde también hay hueco para las típicas casas con fachadas de ladrillos. Oscura y misteriosa.


También en Europa, un Tour por Italia. Roma, Venecia, Florencia… Y también Siracusa, en la isla de Sicilia, una ciudad cuya forma es un tanto extraña, pero de una belleza impresionante.


Ojalá pudiera disponer del dinero y del tiempo necesario para coger un avión exclusivo, una buena compañía y empezar haciendo esta “sencillita” ruta visitando diferentes rincones del mundo. Pero como eso no va a pasar, espero que vaya pasando poco a poco, destino a destino.

Bueno, lógicamente estos son los destinos que, a priori, prevalecerían en mis decisiones si pudiese viajar, pero esto no quita que aún haya muchos más destinos a los que me gustaría poder ir, pero como ya he dicho, estaría días escribiendo sobre lugares en el mundo, así que sólo he escrito unos pocos. Espero poder ir visitándolos, y poder ir escribiendo en el blog cada viaje y mis impresiones al respecto. Ya sabéis, ahorrad y quien quiera acompañarme, bienvenido será, ¡of curse!

Ya conocéis un poquito más mis gustos y deseos ¿Y vosotr@s? ¿Cuáles son vuestros destinos de ensueño? ¿Vuestra ruta perfecta?

1 sept. 2010

[Minuto a minuto] A través de las Puertas del Alma...

Muchos conoceréis esa sensación de cuando sientes que alguien está tocando a las grandes puertas de ese músculo que tenemos en el pecho, ¿verdad? Cuando ese “toc, toc” en verdad quiere decir: Ábreme por favor, estoy aquí para hacerte sentir cosas que nunca nadie te ha hecho sentir. Para soñar algo que nunca has soñado. Y para joderte como nunca nadie te ha jodido.

Ya sabéis. Os resumo. Ahí está. Como ha cambiado, ¿no? Qué guapa está. Uf, el estómago. Hace algún tiempo, ¿no la veía con estos ojos o es que ella no era así?

- Qué guapa estás, que cambiada.

- ¿Sí? Bueno ya sabes los años, las modas siempre van a mejor – Entre risas. (En este momento tu pensamiento está diciendo: mierda, no me ha dicho que yo también estoy más guapo.

- Esto… sí, éramos unos niñatos, ¿verdad?

Es en este punto, en el que los nervios te dan un poco de tregua, cuando la miras de verdad. Tu mirada topa con sus ojos, tu línea de visión traspasa la córnea, surcas sus bonitos iris de color, viajas a través de su nervio óptico entrando en otra dimensión que sobrepasa lo físico de su cuerpo, y entonces suena un “plof”. Ya está, has caído. Estás viendo su interior, su alma. Algo que cuando eres un crío no puedes ver, pero que ahora tu mirada encuentra fácilmente cuando esos ojos ya los has mirado con anterioridad. Fácilmente te llenas de esos alegres colores que tiñen su chacra. A mí me encanta ver el rosa. Y lo he visto.

Sí, señores, todos hemos experimentado esta sensación. El mirar unos mismos ojos en dos momentos diferentes y lejanos en el tiempo y experimentar esa inmensidad de llenazón interior. Más o menos creo que puede ser similar a como el anuncio de chicles Five vienen a describirte en su spot. xD.

Bromas aparte. Hablo de una sensación. Hablo de ese “clic” con el que un hombre y una mujer quedan sujetos el uno del otro. Eso es lo guay y lo bonito. Pero vamos a precisar. ¿Qué pasa cuando sentimos que ese “clic” puede llegar pero ella no está preparada para girar la tuerca?

Vamos a imaginar una situación. Vamos a imaginar a un chico y una chica. Ambos se han vuelto a mirar a los ojos y ambos han visto el color del otro. Él, piensa, es su amigo, pero también es consciente de que bastaría una mirada de ella para hacerla su princesa. Por la otra parte, ella no está preparada para serlo.

¿Qué hacer cuando se es consciente de que tienes el botoncito casi al alcance de tu dedo para pulsarlo pero quieres respetar la disponibilidad de la otra persona?

Es algo muy difícil, ¿no? Tener esa doble consciencia, de lo cerca que estáis pero también del deseo desde un lugar no tan profundo de ti de que ella ocupe su trono junto al tuyo.

Estas son las típicas historias que en el cine casi siempre acaban haciendo “clic”, pero que en la vida real no siempre se hace. Y hablo de esto porque es un tema que apostaría mi mano a que a casi todo el mundo le ha pasado. Y me he decidido a escribir sobre esto porque he pensado en darle, aún si cabe, un toque más personal a mi nuevo post y no sólo dar mi opinión de un tema, sino de escribir un tema dando mi opinión y valiéndome de mis experiencias propias en dicho tema.

Lógicamente cuando digo que casi todos hemos vivido esto también me refiero a mí. Lo he vivido. He tenido la suerte de ver el color rosa a través de unos ojos. He tenido la suerte de escuchar el “toc, toc” en mi pecho, aunque en mi lugar nunca he sabido si llegar a abrirle o no.

También la consciencia de ese “clic” al alcance de mi índice, y la sapiencia de la indisposición en dicho momento.

Pero somos débiles, gente, mucho. Como se dice, la carne es débil, y cuando el que avanza no eres tú, sino el corazón, hay que tener una psique brutal para detener tal avance, (De ahí la frase El corazón tiene razones que la razón no puede entender) por eso siempre caemos en la tentación de la cercanía con esa persona que, en el fondo, sabes que quizás no es buena idea acercarte a ella. ¿Me dejo, o no me dejo? Y este es el momento en el que comienza a llenársete la cabeza de dichos contradictorios: El cementerio está lleno de valientes, pero… quien no arriesga no gana. Madre mía, vaya caos. De todas formas yo soy de los que piensa que hay que dejarse llevar. No pensar en nada más que el día a día. Lo que tenga que pasar pasará, y lo que no tenga que pasar no pasará. Creo que no hay que forzar nada, ni sentimientos ni situaciones porque entonces es cuando se caga. Hay que dejarse sentir, hacer lo que te apetezca, Carpe Diem señores. Vamos a disfrutar el momento, el presente. ¿Qué nos trae el pasado? Sólo remueve cosas que no deben ser removidas. ¿Y el futuro? Nada, sólo incertidumbre, dudas, miedos. ¡Por qué! Lo que nos alimenta es el minuto a minuto, al fin y al cabo es el intervalo de tiempo en el que vivimos, ¿no?

Así que el humilde consejo que intento seguir yo cada día es que si encontráis ese color que os gusta, dejaos llevar. Déjate fluir por la mirada de la otra persona, observa lo que ves de adentro y pon facilidad para que ella vea lo tuyo. Si te sientes a gusto ¿por qué has de frenarte por ideas tontas? Empapémonos de conocimiento sobre nuestras princesas y príncipes en potencia. Porque a fin de cuentas cuando encuentras tu color nada importa, por muchas trabas que pongas, por muy indispuestos que estemos, cuando lo ves, lo ves, y cuando te empapas solo piensas en ese color que hace que por la mañana te despiertes feliz. Que te da otro motivo más para seguir cada día. Aspiraciones e ilusiones. Seamos sinceros, lo que mueve al ser humano son las aspiraciones. Eso es lo que hace que cada día madruguemos y vayamos al trabajo. Que nos perfumemos y nos peinemos.

Una persona sin aspiraciones es un alma en pena. Sin metas ni sueños. Sin ganas de nada, ¿qué coño somos? Por eso, pintar nuestra habitación interior de un color es una motivación, y escuchadme bien, quizás de las motivaciones más fuertes que mueven a un hombre.

Es un camino largo, difícil, con pendientes, más ascendentes que descendentes, pero es entonces cuando hay que hacer valer toda nuestra andreia, como los espartanos llamaban al valor en la batalla, y esto, estaremos de acuerdo, no deja de ser una.


Mi visión de color favorita es el rosa para una chica, ¿y el vuestro?