19 abr. 2011

[Análisis] Breaking Bad



Aquí estamos otra vez después de un cierto tiempo de inactividad. Aunque bueno, esta vez con motivo, ya que mi pc murió hace ya unas semanas y no he dispuesto de uno ahora que he llegado a Granada y he cogido el de mi madre. Pero bueno aquí estoy otra vez para hablar de una serie que me ha maravillado, y no es otra que Breaking Bad.

La historia gira en torno a Walter White, un misterioso y tímido profesor de química de instituto entrado en los cincuenta que un día descubre que posee un cáncer terminal de pulmón. Desde ese momento, no solo su vida dará un giro, sino la de su mujer, su hijo y prácticamente casi toda la población de Nuevo Méjico. A partir de ahí, el protagonista, al que le da vida Bryan Cranston, (el famoso padre de Malcolm in the middle) decidirá utilizar sus conocimientos en química para elaborar anfetaminas y afrontar los problemas de dinero por los que pasa su familia. Entonces, aquí, empieza la trama de la serie.


He de decir que he visto las dos primeras temporadas de la serie y me ha encantado. La historia engancha debido a los giros radicales de Walter y a la empatía que te une no solo a él, sino a todos los que lo rodean.

La serie es un drama en su más pura esencia. Es un sufrimiento continuo para la mayoría de los personajes, sobre todo el protagonista. Eso mezclado con toques de acción en pequeñas dosis, pero olvidaros de buscar tintes cómicos en ella. Tampoco os asustéis, no es un perpetuo llanto en cada capítulo. Cuando digo esto me refiero a un "sufrimiento" en el que no puedes evitar sentirte identificado con el personaje y preguntarte muy a menudo qué harías tú en las diferentes situaciones que se le presentan, principalmente en la más importante, que es la que da origen a la historia de la serie.


Indagando en la faceta interpretativa solo me queda quitarme el sombrero. El casting, en general, está muy bien hecho. Aunque la serie la sostiene casi en exclusiva Bryan Cranston. Una sorpresa. Estábamos acostumbrados a ver al payasete y excéntrico padre de Malcolm, comedia pura, pero el giro dramático para esta serie es bestial e increíble. La transformación de Canstron no solo ha sido en el aspecto físico, sino la mentalidad de Walter. Y como sabemos los que nos gusta interpretar, es muy difícil interpretar a un personaje con un perpetuo tormento interior.


El otro pilar de la serie se llama Aaron Paul, quien le da vida a Jesse Pinkman, el joven socio de Walter. Particularmente no conozco mucho a este actor, pero hace un muy buen trabajo en la serie partiendo de que es el otro personaje que más trama tiene tras Walter White.

Finalizando, la serie es muy buena. Además de profundizar en las relaciones humanas del protagonista te enseña el funcionamiento de un mundo muy extendido, y qué mejor lugar que Nuevo Méjico. Os recomiendo a todos los que os guste este tipo de historias humanas en situaciones extremas, los giros inesperados, las desconfianzas y deciciones, esta serie. Además son pocos capítulos por temporada. A mí no me ha defraudado, espero que a vosotros tampoco.