22 jul. 2010

[Análisis] Espartaco: Sangre y Arena



El primer post (aparte del de inauguración) lo voy a dedicar a hablar de una serie que está emitiéndose ahora en España. Espartaco: sangre y arena (Spartacus: blood and sand)
Si os ha gustado la manera en la que se hizo la película 300, esta serie no os dejará indiferentes. Ya que el estilo de edición, de efectos y de rodaje es muy similar a la cinta. Casi todos los fondos, y paisajes son cromas. Las luchas siguen la misma dinámica: "sangre de cómic", movimientos ralentizados y acelerados, cámaras lentas y muchas más cosas aprovechando el tirón de la manera de hacer de la película basada en el cómic de Frank Miller.

La serie tiene 13 capítulos en su primera temporada y cuenta la historia de Espartaco, el esclavo que puso en jaque a todo un imperio, y nada menos que al Imperio Romano. Basada en una historia real, los capítulos nos colocarán primeramente en los últimos días de libertad del guerrero en su Tracia natal contándonos los motivos que lo empujarán a una vida de servidumbre en la ciudad de Cápua, y, como dice el título mismo: de sangre y arena.

Analizando la serie técnicamente puedo decir que al principio, al ver la sangre en "modo cómic", tan poco real y tan "escandalosa" pensé en el bajo presupuesto que debía tener la serie para eso, pero mientras vas avanzando en capítulos te vas dando cuenta de que es así el estilo técnico, y que es el resultado que quieren mostrar a propósito.
Cada capítulo esta lleno de acción y sangre, por supuesto todas las luchas están hechas con este modus operandis, y acabas dándote cuenta de que el efecto cómic que parece quieren conseguir, está muy bien conseguido.

En cuanto a la interpretación sinceramente no esperaba mucho antes de ver la serie. No confiaba en que unos hombre sumergidos en músculos y hormonas con dotes de lucha pudieran hacer una buena interpretación. Pero fue una grata sorpresa descubrir que además de músculos y espadas me ofrecieron una interpretación creíble, y bastante buena me atrevería a decir de manera general.
El reparto está encabezado por Andy Whitfield, un actor y modelo de origen australiano que le da vida a Espartaco. John Hannah, (intérprete en la trilogía de la momia) en el papel de Batiatus, y Lucy Lawless, (la que un día fue Xena, la princesa guerrera) como su esposa.

Otra cosa que está bastante presente en la serie es el sexo. Las orgías, las relaciones entre amos y esclavos, entre hombres, entre esclavos y prostitutas, caprichos de los patricios y todas esas cosas que cubrían el vicio y la pasión sexual en la Roma de aquel tiempo están muy bien plasmadas en esta serie.
Otra cosa bastante importante es el doblaje. Es pésimo, hablando claro, las voces en español no pegan nada con los actores, y a mí particularmente, me sacaba de la historia, así que acabé viéndola en inglés con subtítulos, donde hay voces espectaculares.

Así que si te gusta la historia, las batallas, las historias de venganza y acción, no debes perderte este genial serie, que pretende grabar pronto su segunda temporada después de que su protagonista haya superado un linfoma. Os la recomiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario